Cuando les hablamos de nuestras viviendas EcoAdaix percibimos que muchos os preguntáis en que consiste y en que se basa que nuestra vivienda esté catalogada con la máxima puntuación en la certificación energética. Por ese motivo en esta entrada les vamos a hablar de la eficiencia energética.

El certificado de eficiencia energética está dividido en siete categorías que se encuentran de más eficientes (A) a menos eficientes (G). Actualmente casi todos los inmuebles se encuentran bajo la categoría C, aunque se está promoviendo desde la Comisión Europea que se siga el ejemplo alemán y se consiga que las nuevas edificaciones tengan la categoría energética A o B. En la próxima entrada de esta sección les hablaremos más detalladamente sobre las categorías y en que se diferencian entre ellas.

Pero… ¿qué es la eficiencia energética?

La eficiencia energética es una práctica que tiene por objetivo reducir el consumo de energía, es decir, es el uso eficiente de la energía. Se basa en optimizar los procesos productivos, dicho con otras palabras, producir más energía con menos. Se trata de aprovechar los recursos naturales, consumiendo menos electricidad.

El consumo de la energía está directamente relacionado con la situación económica y los ciclos económicos, por lo que es necesaria una aproximación global que permita el diseño de políticas de eficiencia energética, como es el caso de la COP21 (Cumbre sobre el clima de París) en la que se habló sobre las emisiones de CO2 a la atmosfera y como evitar los altos niveles de polución.

¿Cómo conseguir el ahorro de energía doméstico?

La gran pregunta que todos nos hacemos cuando escuchamos hablar de la eficiencia energética es como aplicarlo a nuestros hogares y centros de trabajo. Para empezar lo más favorable sería que todas las viviendas tuvieran la calificación A de eficiencia energética, actualmente las viviendas están en una calificación C. La calificación A está estrechamente relacionada con las viviendas que cumplen los requisitos de Passivhaus como es la ventilación inteligente de la que hablamos hace unas semanas.

Para conseguir que nuestra vivienda sea más eficiente deberíamos de buscar cuales son los hábitos de consumo que tenemos y cómo podemos hacerlos más eficientes. Uno de estos objetos sería la calefacción, nuestro gran aliado en las estaciones más frías del año, que debemos de aprender a consumir de forma racional y buscando la eficiencia de nuestro sistema de calefacción. Para ello necesitamos tener un correcto aislamiento térmico en las habitaciones, puesto que un correcto aislamiento nos ayudará a resguardarnos del frío y a mantener el calor en nuestros hogares. También es importante la elección de la caldera, puesto que debemos de elegir aquellas que sean eficientes y tengan una certificación energética positiva.

Así mismo debemos de tener hábitos de calefacción racionales por lo que deberíamos de tener nuestras viviendas a una temperatura entre 19 y 21 ºC por el día, y 15 a 17 ªC por las noche. Para ello debemos que adecuar nuestro vestuario a las condiciones de temperatura que tenemos en casa, y emplear el uso de edredones y mantas, que dan calor y evitan el consumo masivo de la calefacción.  Al igual que debemos dejar los radiadores sin obstrucciones puesto que le quitaríamos su función, la cual es emitir calor. Debemos de ser muy cuidadosos cuando encendamos la calefacción, puesto que debemos impedir las fugas de calor cerrando las ventanas y puertas por las que éste pueda salir, evitando también la entrada de aire frío.